EL PENSAMIENTO ALEMAN DE KANT A HEIDEGGER PDF

.

Author:Gozahn Magar
Country:Saudi Arabia
Language:English (Spanish)
Genre:Marketing
Published (Last):19 October 2019
Pages:120
PDF File Size:7.55 Mb
ePub File Size:14.89 Mb
ISBN:479-1-11625-342-1
Downloads:7002
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Aratilar



La fil S o deviene.. De maner. Su wtIl es lIe.. Introduccin revolucin francesa no haba conseguido dominar: la plena realizacin del concepto de libertad. Pero cuando los discpulos se vieron obligados tomar postura frente a la herencia del maestro, se escindieron en tres- La reaccin antihcgellana grupos que David Friedrich Strauss design en con los trminos parlamentarios de derecha, centro e izquierda, reducidos pronto, ti disolverse el centro, a demha e kqNierdll. En cieno sentido cabria decir que la derecha se qued con el sistema esttico y acabado y la izquierda con el mtodo la dialctica como movimiento de la negacin.

O tambin que la derecha opt por una lectura de Hegel que insista en la filosofa del espritu absoluto arre, religin cristiana, Filosofa idealista y la izquierda en una lectura que se fijaba sobre todo en el espriru objetivo derecho, moral, costumbres, en una palabra la ciudad. En suma, l. As, si Jos representantes de la derecha, los telogos K.

Daub y Ph. Marhainecke y los juristas H. Hinsichs y E. Crean haber descubierto en el atesmo el secretee que daba coherencia al hegelianismo, lo que, unido a la conciencia de la libertad y soberana del h-Ombre.

Como es obvio, s cabe hablar de derecha e izquierda hegelianas desde l. Por ello sus represen.. OM de Kic. I XIX,U.. Por mucha crtica polticoreligiosa que lleven a cabo, lo hacen desde el punto de vista de la teora hegeliana. Como les echar en rostro Marx, siguen pensando que para cambiar las cosas basta con cambiar de ideas.

En ellos la referencia a Hegel pasa por el camino de l. Si dependen del idealismo hegeliano, es en tanto que decididos antiidealistas. La relacin con Hegel contina siendo esencial, pero en la forma neta""" de la oposicin.

El hegelianismo es sistemticamente desmantelado. Se utilizan sus elementos, pero como materiales de derribo para hacer con ellos otra cosa. El Dios de Hegel. No parece que lo que est en obra en el pensamiento hegeliano es mas bien la autosuficiencia orgullosa del hombre que cree poder entender a Dios, en vez de capitular ante l, la desmesura del hombre que pretende coger a Dios, cuando lo nico que cabe hacer es dejarse coger por l?

Ahora bien. II oIrodel hombre, aquel que el hombre desde si mismo no puede alcanzar, ni comprender, ni siquiera pensar. No parece ms bien que en l sucumbe necesariamente todo ]0 individual y singular, convertido en simple momento del proceso universal?

Ahora noohelr. M,1 rrrc. IC, sdm II u. D,F, Stt. De dnde le viene al hombre su valor absoluto, incluso ante el mismo Dios, sino del hecho de que es ese individuo? La crtica de Kierkegaard a Hegel se hace en nombre de la verdad cristiana de Dios y del hombre.

Ludwig Feuerbach, un telogo como Kierkegaard, pero un telogo ateo, fija tambin su atencin en la relacin Dios-hombre en Hegel, pero en sentido contrario a como lo hizo su antecesor dans. En Hegel. Dios sabe de 51 mismo en el hombre y el hombre sabe de st mismo en Dios. Quin sabe propiamente a quin? Para resolver el equvoco basta llevar a cabo una sencilla operacin mental.

Suprimamos del hegelianismo el antiguo sujetO teolgico, pero conservando sus predicados absolutos. Por primera vez en la historia los hombres sabemos quin es Dios y quines somos nosotros mismos. Dios no es ms que la profonJiJaJ infinita de l. He aqu, pues el nico Dios verdadero: el hombre. Y he aqu tambin sus atributos: los del antiguo absoluto hegeliano.

No hay otro absoluto fuera de l. La ;1It. El hombre, piensa Feuerbach, haba proyectado hasto ahora al infinito su propia. Se habla empobrecido para enriquecer a su costa a un Dios, que no era sino su propia esencia, representada como un ser extrao, su propio concepto, convenido en tO de adoracin. En la religin el hombre no se posee a si mismo. Adora a su propio espejismo, Ahora bien, ha llegado la hora de devolverle al hombre lo que es suyo, de atribuirle los predicados absolutos que Hegel pona a cuenta de Dios o de lo absoluto y de reconocer que el nico dios del hombre es el mismo hombre, pero no como individuo.

La gn. Karl Marx hace suya la inversin atea de Hegel llevada a cabo por Feuerbacb, pero le aplica el mordiente de l. Hay que realizar esta grandeza y establecer t2 La reaccin antihegeliana esta supremaca en la historia, echando por tierra todas aquellas condiciones que hacen del hombre un ser miserable y despreciable. En erecto, el ojos de Marx, el hombre actual est alitnado. La alienacin religiosa, de la que se ocupaba Feuerbach, no es tanto la causa como el efecto de esta alienacin humana.

El hombre no esta alienado porque es religioso, sino que es rellgioso porque est alienado. La religin es indicio de una carencia y est destinada a desaparecer, cuando se haya instaurado una praxis socioeconmica que colme aquella carencia.

Lo que aliena al hombre de raz no es tanto una religin que le distraiga de sus tareas terrenales en favor de un ms all ilusorio, ni una filosofa que resuelva tericamente los problemas reales, ni una poltica convenida en instrumento de dominacin de una clase sobre Otra -eodo esto son consecuencias, no premisas-, sino un monstruoso sistema de produccin -el capitalisra-, que engendta por si mismo dos clases hostiles, burgueses y prolcrarios, y rompe el cordn umbilical que une al hombre con la naturaleza.

De ahi que Marx considere que la alienacin bsica y fundamental es de orden socioeconmico, y tenga a las dems, la poltica, la filosfica y religiosa por derivadas, de donde se sigue que basta acabar con la primera, para acabar tambin de rechazo con las tres restantes.

Suprimida la propiedad privada, que es l. El enigma de la historia se habr resucito. Y la humanidad habr alcanzado Su meta ms alta: la instauracin del mnq del hombrt. El propio Marx denomina su pensamiento humanismo positivo, porque su punto de mira es la realizacin de la autosoberanla del hombre. La afirmacin del hombre es mucho ms importante que la negacin de Dios. Marx se desentiende de un atesmo terico. No es preciso matar a Dios para que el hombre viva; basta con hacer posible que el hombre viva y Dios morir por s mismo.

Dicho de otro modo, en opioin de Marx, Feuerbach se habra contentado con imsrtir a Hegel. Feuerbach habrla puesto por vez primera sobre sus pies al autntico sujeto de la filosofa, el hombre real. Marx, en cambio. Si Hegel, con SU dialktia. Las contradicciones de la historia no dejan de ser frtlm, por ti mero hecho de que se demueslte ranbllillt. Es lo que M. Lo que importa es tnnsformarl tl. Al fin. El proceso ulterior del pensamiente europeo moo"ar. Como ha observado A.

Un atesmo afirmativo que pretenda se! El atesmo nieoscbeano no. Al contrario. Seimer, h. En efCC10,.. Desembaescmonos de Dios y quedmonos slo con el hombre. El hombre se convierte en un azar o, taJ vez, en un error de 12 narurale7.

El atesmo deja de ser. Hay que darse ccenta, en efecto, de que Dios en Nietzsche 00 es slo una ,esi. Dios es 1. El nihilismo aparece all donde ha desaparecido el sentido. Con el hundimiento de Dios y del mundo metsflsieo se hunde t El hombre siente que el suelo se le hunde bajo los pies: no sabe y. Si el joven Hegel, adelan,indos. Sin embargo i diferencia de los ciegos defensores del alegre stetsmo promereico, Nietzsche est dispuesto a mirar de frente el helado desierto de UI1 mundo sin Dios, es porque no ha renunciado a creer que algo puede todava salvarse del juego impersonal y fatal de los :ltomos.

La dignidad que nos permite aceptar l.

TALLEY O CONNOR CLINICAL EXAMINATION PDF

Pensamiento alemán de Kant a Heidegger (tomo III)

.

KIWA FITTINGS PDF

El pensamiento alemán de Kant a Heidegger. Tomo I

.

PUERPERIO PATOLOGICO PDF

ALGUNOS PENSAMIENTOS DE HEIDEGGER

.

Related Articles